Rp./Internet

Vulnerabilidad coronaria en varones y mujeres.

abr, 2010 • Destacados, Número 47, Rp Internet


Entrevista a Dra. Débora Tajer

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad en hombres y mujeres. Comprender las diferencias de género es un camino a la prevención.

Heridos Corazones. Vulnerabilidad coronaria en varones y mujeres. Con este sugestivo título la Dra. en Psicología, Docente en Investigadora Débora Tajer se aboca en este libro a analizar el tema de la vulnerabilidad coronaria en hombres y mujeres. Convoca saberes que provienen de la fisiología, las ciencias médico-biológicas, la medicina social, la psicología, la sociología, los estudios de género y el análisis institucional. Y eso la lleva a trazar interesantes distinciones entre varones y mujeres.

Portada del libro de Débora Tajer

Portada del libro de Débora Tajer

 

La autora alerta sobre el fenómeno del subregistro por parte de las mujeres de su propio riesgo coronario, dada la construcción imaginaria de esta dolencia como una enfermedad “de varones”. Asimismo, al analizar la vulnerabilidad de los hombres, hace hincapié en los ideales masculinos, su peso en la vida cotidiana, el uso del tiempo libre y la importancia de las relaciones afectivas, con lo que se desplaza el clásico análisis del riesgo coronario asociado solamente al “estrés laboral”.

Para ahondar más en el pensamiento de la autora, Rp./Internet dialogó con ella:

Rp./: Habitualmente hablamos de vulnerablidad como si se tratara de algo que viene con el individuo, algo inherente a la persona. Sin embargo usted se refiere a la forma en que ambos géneros construyen su vulnerabilidad lo que hablaría de un proceso dinámico. ¿Es esto así?

DT: Así es. La vulnerabilidad es un proceso complejo, como muchos de los procesos humanos. Hay aspectos que vienen con el nacimiento y hay otros aspectos que se construyen. De hecho, sabemos que muchos sujetos nacen con ciertas vulnerabilidades que nunca devienen en enfermedad en el curso de la vida. Esa es incluso una de las advertencias que nos hacen algunos científicos acerca de lo que podemos esperar del Proyecto del Genoma Humano. Podemos llegar a estar advertidos, obsesionados e incluso discriminados por vulnerabilidades que no se expresarán.

Rp./: ¿Qué diferencias podemos señalar a la hora de definir la vulnerabilidad si hablamos de hombres o mujeres?

DT: En el caso de los aspectos de la vulnerabilidad que se construirán a lo largo de la vida, las diferencias están establecidas por los diversos mandatos sociales y estilos de vida que mujeres y varones llevamos a cabo en nuestras sociedades. En este sentido, para los profesionales es importante poder identificar los modos particulares, por ejemplo, de construcción de la omnipotencia en varones y en mujeres o de la sobrecarga. Ya que presentan argumentos y valoraciones diferenciales.

Rp./: Sobre esta base usted señala que cierta masculinización de la vulnerabilidad es el precio a pagar en la mujer. ¿Por qué?

DT: No es como yo lo planteo. Señalo que se ha pensado que las mujeres que presentan vulnerabilidad coronaria son generalmente caracterizadas como “masculinizadas”. Yo discuto esta valoración, y señalo que no debe calificarse como un proceso de masculinización a los modos de adquisición actuales de la autonomía femenina, que tiene sus propias complejidades muy diferentes a la experiencia masculina.

Rp./: ¿Si construimos nuestra propia vulnerabilidad, cómo enfocamos a la resiliencia?

DT: Precisamente, identificar qué es una construcción nos da la llave para entender que es posible su deconstrucción. Pero no es simple hacerlo por dos motivos principales: la vulnerabilidad se construye a lo largo de la vida y además, hay mucha valoración social de aspectos de la personalidad que generan vulnerabilidad coronaria. Por lo tanto, la buena noticia es que se puede revertir; la no tan buena, es que implica un proceso terapéutico complejo y que requiere un trabajo muy comprometido y sostenido por quien desee revertirlo con un terapeuta entrenado en este enfoque.

Rp./: Un programa de televisión. EXPEDICIÓN ROBINSON O SURVIVOR somete a un grupo de hombres y mujeres atrapados en una isla a una experiencia de estrés de 1° nivel. Las mujeres parecen reaccionar masculinizándose. Señalan que hasta sus ciclos menstruales se interrumpen. Si bien esta experiencia es extrema, ¿Puede graficar algo de lo que ocurre en la vida real? ¿Qué diferencias observó entre la respuesta al estrés entre varones y mujeres?

DT: No debemos confundir interrupción de la menstruación con masculinización. Hay experiencias de retiro de la menstruación en mujeres en situaciones bélicas, en las cuales hay peligro de ser violadas y quedar embarazadas del agresor (se ha descripto en la guerra de los Balcanes) y también en campos de concentración (en Europa y en Argentina). No olvidemos que las respuestas al estrés son defensivas de aquellas funciones que se necesitan conservar, potenciar o interrumpir según la necesidad que implica la situación. En el caso que Ud. refiere, la supervivencia. En los otros casos que señalo, no quedar embarazadas, también forma parte en ciertas situaciones de la supervivencia.

Rp./: Usted es una profesional altamente formada, es docente, escritora, investigadora. ¿Qué rol cree que ha jugado su condición femenina? ¿Ha debido pagar un precio?

DT: No con respecto a la formación académica y expectativas familiares de origen, o con respecto al desarrollo y fe en mi capacidad intelectual. En eso he sido muy afortunada. Sí, con respecto a la posibilidad simultánea en la adultez de establecer ese nivel de desarrollo en el campo profesional al mismo tiempo que armar pareja y familia propia. De hecho, estoy por ser madre primeriza en tres meses.

Rp./: A partir del conocimiento de estas diferencias de género y los nuevos aportes de ciencias integradoras como la psico-neuro-inmunología, ¿cómo vislumbra el futuro?

DT: Si es de integración, creo que será un futuro muy interesante tanto para los pacientes como para los profesionales, tanto cuando atendemos como cuando ocupamos el rol de pacientes.

Rp./: “Heridos Corazones…” habla de vulnerabilidad coronaria y sus diferencias entre hombres y mujeres. Poco a poco las diferencias ante procesos similares nos hablan que en esas mismas diferencias puede hallarse la clave de la prevención y en gran medida del tratamiento. ¿Cómo enfrentamos el tema en una medicina socializada, apremiada por los tiempos y los costos¿

DT: Me parece que lo que Ud. plantea forma parte de problemas nodales en la atención de la salud en general en la actualidad. Tenemos grandes avances en conocimientos y tecnología y grandes dificultades en el acceso a los mismos. En parte, porque en el proceso de las reformas de salud de los años ‘90 en adelante los profesionales han perdido en honorarios y en control de sus condiciones de trabajo con gran perjuicio en la relación profesionalpaciente. Mientras el gasto general en salud ha aumentado, pero el beneficio lo reciben en mayor parte los gerenciadores e intermediarios. Espero que en el caso particular de “Heridos corazones…” sirva para introducir nuevos enfoques preventivos y de tratamiento potenciando la acción de los colegas, aumentando su confianza en la eficacia de los enfoques clínicos.

Biografía Dra. Débora Tajer

Licenciada en Psicología (UBA), Especialista en Psicología Clínica (GCBA), Magister en Ciencias Sociales y Salud (FLACSO/CEDES), Doctora en Psicología (UBA).
Profesora Adjunta de la Cátedra Introducción a los Estudios de Género de la Facultad de Psicología (UBA). Directora de Investigación de Proyectos UBACyT en el área de Salud, Subjetividad y Género. Profesora titular de posgrado en UBA, PRIGEPP/FLACSO y UNSAM. Profesora invitada de diversas universidades nacionales y latinoamericanas.
Coordinadora General de la Asociación Latinoamericana de Medicina Social–ALAMES (01-02) y actual miembro de su Comité Consultivo, co-fundadora y Coordinadora de su Red de Género (97- 04). Co-fundadora y Subcoordinadora del Foro de Psicoanálisis y Género-APBA (94-99).
Ha realizado consultorías para la OPS, OMS, Consejo Nacional de la Mujer, Dirección de la Mujer GCBA, entre otros. Ha formado parte del grupo de expertas internacionales de la Red de Conocimiento en Mujer y Equidad de Género en Salud de la Comisión de Determinantes Sociales de la Salud de la OMS.
Co compiladora de los libros “Psicoanálisis y Género. Debates en el Foro” Lugar Editorial, 2000 junto a Irene Meler y “Saude, equidade e genero. Um desafio para as politicas públicas”. Ed UNBrasilia, 2000 con Ana María Costa. Ha participado como co-autora de las compilaciones “Las mujeres en la imaginación colectiva” (Paidós, 1992) y “Realidades y coyunturas del aborto” (Paidós, 2006), entre otras. Autora de numerosos artículos y publicaciones nacionales e internacionales en los campos de la subjetividad, la salud colectiva y la perspectiva de género.
 

Weblinks:

Homenaje en el centenario de su nacimiento: Braulio Aurelio Moyano. Por Salomón Chichilnisk

Alcmeon 01 – Braulio A. Moyano (1906-1959). Diego Luis Outes

Un comentario »

  1. DRA Tajer:
    La felicito por dedicarse al servicio de tan loable tarea. La tematica del corazón de donde mana la vida.
    Creo que son muchas las variables que influyen en la vulnerabilidad coronaria. pueden ser endogenas o exógenas.
    Me parece sumamente interesante el tema de la resiliencia creo se antepone al factor genero. ya que hoy en día por la masculinizacion de
    la mujer los riesgos cardiovasculares estan afectando indistintamente. Al menos lo que conozco en mi país Chile. Por la mala alimentacion y calidad de vida entre otros. De todas maneras voy a leer su libro ” heridos corazones”.
    Doctora me hace mucho sentido sus investigaciones, y verdaderamente me apasionan. y o soy alumna egresada de psicología en universidad Chilena. Estoy iniciando la elaboración de mi tesis de grado. Mi tema será “la influencia de las emociones en las enfermedades de riesgo cardiovascular como la hipertención en hombres y mujeres”. Por lo que
    voy a necesitar sus libros.
    y me encantaría estar en contacto con ud. para compartir experiencia. si puedo escribirle a su mail.
    saludos cordiales Ximena Arellno Poblete. Santigo Chile

Dejá tu comentario